Facilitadores

Me llamo Remigio Muñoz Ayarza, tengo casi 63 intensos años de una vida ininterrumpida de búsqueda y de servicio. Me autodefino como un Servidor de la Humanidad, dedicado al 100% a mi tarea. Un profesional no tradicional: Terapeuta Especialista en Adicciones.

Soy un ser humano, cuyo largo camino de búsqueda vocacional lo llevó finalmente a transformarse y ser un “Terapeuta”, dedicando su vida entera al Tratamiento, la Rehabilitación y la Reinserción Social de Personas con problemas de alcohol y otras drogas, descubriendo una manera nueva en la relación de ayuda con el “otro(a)”, que intuí desde siempre sería la clave para mejorar este planeta.

Terapeuta Calificado en la Modalidad de Tratamiento de Comunidad Terapéutica. Fundación Universitaria Luis Amigó. Medellín. Colombia (1986).

Terapeuta Calificado en la Modalidad de Tratamiento de Comunidad Terapéutica. Proyecto Hombre. Centro Italiano de Solidaridad. Roma. Italia (1988).

Orientador en Prevención y Tratamiento de Farmacodependencias. Facultad de Medicina Oriente. Universidad de Chile (1992-1993).

Contamos con Psiquiatra, Terapeuta Ocupacional, Técnico en Rehabilitación, Trabajador Social, Psicólogos, Terapeuta Corporal, Instructor de Meditación Trascendental,  entre otros. Todos con una basta experiencia en terapia y en adicciones.

Tras la colaboración brindada a un amigo psiquiatra con personas que presentaban consumo problemático de drogas, y con base en dicha experiencia, su fundador convoca a aquellos que conformarían su Equipo de Trabajo. De este modo, se engendra y se funda una nueva y revolucionaria modalidad de tratamiento en Chile (1993), surgiendo así un innovador modelo ambulatorio y vespertino, pionero en el país, que abrió la brecha para una mirada “diferente”, tanto para lo público como lo privado, buscando día tras día perfeccionar y optimizar dicha puesta innovadora con todo aquello que colabore a la felicidad y bienestar de los seres humanos: “Comunidad Terapéutica Ambulatoria Vespertina Proyecto Ser “.

Son ya 26 años de ininterrumpida labor de Proyecto Ser, sirviendo y acompañando integralmente a aquellos que han tenido la desventura de caer en el mundo de las drogas, junto a sus Familias y/o Figuras de Apoyo. Siempre situados físicamente, desde sus orígenes, en la Comuna de Cerrillos.